jueves, 5 de marzo de 2015

La vida de un escritor. Con Marcos Vázquez

   Todos en algún momento, o al menos en mi caso, tuvimos la necesidad de saber que hay por detrás de las obras que tanto nos han cautivado e inspirado. Descubrir el porqué de la historia y que llevo al autor a escribirla.
   

   Recientemente tuve la oportunidad de contactar a un gran escritor uruguayo llamado Marcelo Vázquez quien recientemente publicó su nueva obra, "Emma al borde del Abismo" junto a la reconocida editorial Trilce , que poco a poco se da a conocer entre lectores de todas las edades.
   Haciendo uso de Gmail, le realicé 12 preguntas orientadas a su vida como escritor y lector partiendo desde los primeros años hasta la actualidad. Espero que esta entrevista les ayude a conocer mas sobre este gran autor.



S: Primero, para saber un poco más de ti, ¿Montevideo, tú ciudad, llegó a influir en tu obra?

M: En todos los libros que he escrito hasta ahora he intentado no referirme a una ciudad o lugar específico del mundo real. Si bien en la Leyenda de Laridia Martín y su abuelo parten desde Punta del Este, es un dato sin demasiada importancia, ya que se dirigen a una ciudad oculta bajo el mar. Lo mismo sucede en Imaginarius e Imaginarius, La invasión de los agontes: en ambos libros la aventura se desarrolla en el planeta Karim y el contacto que mantienen los personajes principales con una ciudad en la Tierra es mínimo. 
   En el caso de Emma al borde del abismo, si bien sigue la misma línea que los otros libros, cuando la historia narra la visita de Emma a la Universidad, aunque no lo dice, el relato se basa en la zona específica de Montevideo donde se encuentra la Facultad de Derecho; al menos así me lo imaginé. 
   En cuanto a tu pregunta específicamente, te diría sin lugar a dudas que Montevideo influyó en la obra. También lo hizo en Imaginarius al hablar de “la rambla”, ya que fue nuestra rambla la que imaginé al escribirla historia.



S: En mi caso el gusto por la lectura comenzó desde temprana edad, pasando de libros pequeños a ejemplares escritos para adolescentes. ¿Consideras que fue igual para ti o todo fue diferente?

M: En mi caso fue igual. Empecé a tomarle el gusto a los libros cuando era muy pequeño y luego las historias fueron creciendo conmigo. No recuerdo qué libros leía cuando era chico, pero me acuerdo con cariño de Sandokán (de Emilio Salgari) que fue uno de los primeros que me llevó a leer varias novelas del mismo autor. 

S: Ya despejadas algunas dudas, ¿A qué edad comenzaste a escribir y sobre qué?

M: Empecé a escribir hace unos trece años aproximadamente, específicamente obras de teatro para niños. Mi señora y yo formábamos parte de un grupo de teatro que se conformó con madres y padres del colegio al que concurrían nuestros hijos. Tanto a ella como a mí nos gustó la idea de que las obras que interpretaba dicho grupo fueran creadas por nosotros mismos. Un tiempo más tarde concurrí a un taller de escritura que dictaba Roy Berocay y a partir de ahí empecé a desarrollar el gusto por narrar historias para niños y jóvenes. En cuanto a la edad específicamente, creo que rondaba los 37 años, pero no fue hasta que cumplí 44 que se publicó Imaginarius.


S: Ahora te pregunto, ¿Que lees usualmente y que estilos prefieres?

M: Me gustan las novelas de suspenso, los policiales y los thrillers psicológicos. En realidad me gusta leer cualquier libro que me atrape, más allá del género al que pertenezca. También disfruto mucho de la literatura fantástica (Tolkien por ejemplo)

S: ¿Consideras que tu inspiración en algún momento provino de cierto libro o autor?

M: No creo que de uno en particular, pero todo lo que he leído y he visto forma parte de mí, así que es más que factible que, de alguna manera, haya contribuido en las historias que he creado.

S:  Pasando ya a otra etapa de tu vida, ¿cómo fueron tus estudios terciarios?

M: Estudié informática en la ORT y obtuve el título de Analista Programador. Desde entonces siempre he estado vinculado al mundo de las computadoras. 

S: ¿Cómo fueron tus primeros años como escritor?

M: Creo que todavía estoy en mis primeros años… Apenas van cinco años desde la publicación de mi primer libro. Hasta el momento ha sido una etapa increíble, la he disfrutado al máximo. Si hubiera sabido lo que me esperaba, sin dudas hubiese intentado empezar antes. Me encanta compartir momentos con los lectores, ya sea porque los visito a una escuela o en el liceo, o porque me escriben a través de la página Web. Sólo tengo palabras de agradecimiento para el cariño que me han brindado.

S: ¿Cómo es la vida como escritor uruguayo?

M: Supongo que tan simple y tan complicada como la de cualquier persona en cualquier otra actividad. En mi caso la escritura no es la tarea que ocupa el mayor tiempo del día, aunque me gustaría que así fuera. Cuando puedo le dedico un rato por las noches, después de que todos se van a acostar y la casa queda tranquila. Trato de hacerlo seguido, pero no todos los días. Con esta modalidad, terminar un libro me puede tomar varios meses. Luego de eso viene la revisión, la lectura de los miembros de la familia, los amigos, la editorial, etc. Como te comentaba en la pregunta anterior, los días que más disfruto son aquellos en los que me toca visitar una escuela o un liceo. 

S: Has tenido obras bastante conocidas, pero la última "Emma al borde del Abismo ",  pienso que fue la más conocida entre los lectores, ¿Qué fue lo que te inspiró a escribirla?

M: En realidad "Emma al borde del abismo” se publicó en setiembre del año pasado y recién está comenzando transitar su propio camino. Creo que la que ha tenido mayor difusión hasta el momento ha sido Imaginarius, pero eso también tiene que ver con que es la que hace más tiempo que está en las librerías. Veremos cómo le va a Emma cuando hayan transcurrido cuatro o cinco años.
En cuanto a la inspiración, siempre quise escribir una historia policial y con mucho suspenso. El disparador principal fue un cuadro que pintó mi señora. Se trataba de un faro que se erguía solitario sobre un acantilado en una noche de tormenta (para quienes quieran verlo está en la página de Facebook de Emma al borde del Abismo). Al ver la imagen sentí la necesidad de crear una historia que sucediera allí, en ese preciso lugar. Y así nació Emma, una joven que estaba parada al borde del precipicio y decidida a saltar para salvar a su hermano…

S: ¿Guarda relación con la realidad?

M: No, ninguna. Es todo ficción.

S: Cada vez son más los jóvenes que se aventuran en el mundo de la escritura y eso me incluye, ¿qué consejos nos darías?

M: Que no dejen de escribir. Soy un convencido de que la escritura es como un músculo: cuanto más se ejercita, más se desarrolla. 
También les recomendaría que lean mucho. Me animaría a decir que ser un buen lector tiene cierta incidencia a la hora de sentarse a escribir. 
Por último, algo que a mí me resultó muy útil y me dio el empujón inicial para lanzarme a escribir, concurrir a un taller de escritura. Si tienen la oportunidad, no dejen de hacerlo.

S: Y por último, me gustaría que nos obsequiaras algunas palabras sobre lo que significa para ti la literatura.

M: Es una pregunta compleja de responder. Te diría que la Literatura es una forma de expresarse, un medio por el cual transmitir y perpetuar en el tiempo un pensamiento, una idea, una historia. Para mí es una sensación única poder abrir un libro y dejarme llevar por lo que un autor imaginó, creó y dejó registrado en papel alguna vez, ya sea meses atrás o hace cientos de años.   
De acuerdo a lo que dice una de las definiciones de Literatura: "Arte cuyo medio de expresión es la palabra oral o escrita y en el que el lenguaje no tiene la función de informar, sino deproporcionar satisfacción o placer estético”,
creo que no me equivocaría si te dijera que para mí, “Literatura" es por sobre todo “disfrutar el placer de una buena lectura".